Educacion

Alertan entre niños de riesgo socioemocional; tienen dificultad para concentrarse

El rezago de las competencias en matemáticas pasó de poco más de 50% entre la generación de 15 años antes de la pandemia, a por lo menos 75%, tras 14 meses del cierre de escuelas.

Además, tres de cada diez niños dicen no sentirse seguros y otros afirman que nadie los quiere; creen que hacen mal “todo” o muchas cosas y 75 de cada 100 confiesan tener muchas ganas de aprender algo nuevo.

Así lo revela la investigación Equidad y Regreso, elaborado por organizaciones expertas en la materia, que por primera vez da una muestra de la situación que enfrentan niños, niñas y adolescentes de entre 10 a 15 años en materia de aprendizaje y su ámbito socioemocional tras el confinamiento.

Ahora mismo, 77 de cada 100 quieren regresar a las aulas, pero al 92% le preocupa que algo le suceda a su familia. Además, 65% de ellos tiene miedo.

De acuerdo con el reporte, en el que participó el Centro de Estudios Educativos y Sociales y el Proyecto Medición Independiente de Aprendizajes, nueve de cada 10 hogares reportaron un familiar fallecido.

Entre los hallazgos del informe, para el cual se visitó a dos mil niños y niñas en el sur del país, está que 25% de los adultos identifican que los niños, niñas y adolescentes tienen dificultades para concentrarse.

La investigación encontró que el rezago prepandemia en lectura y matemáticas se profundizó a tal grado que hoy 14.8% de los niños y  niñas de 10 a 15 años no puede leer una historia; 41.8% no comprende un texto de segundo grado de primaria y 61.6% no entiende uno de cuarto grado.

La afectación es de tal magnitud que se debe quitar la falsa idea de que al regresar a clases presenciales, un repaso de unas cuantas semanas puede compensar lagunas y pérdidas.

En comprensión de lectura se detectó que, a los 10 años, 55.7% de los niños no son capaces de responder una pregunta después de leer cuatro párrafos. A los 15 años, 27.4% no puede hacerlo.

El rezago es más grave en el área de matemáticas, pues sólo 3.5% de los encuestados entre 10 y 15 años puede hacer una operación con fracciones adecuadamente.

Además, 36.4% no pudo hacer restas simples y 88.2% no supo resolver un problema de tercero de primaria que implica comprar dulces.

“En el caso de las divisiones vemos que un porcentaje muy pequeño de niños y adolescentes puede resolver esto. Esto implica que se pone en riesgo la trayectoria escolar, porque si los niños no pueden dividir bien cuando pasen a álgebra, cuando tengan que hacer fracciones o sacar proporciones, les va costar mucho más continuar y mantenerse en este aprendizaje y esto pone en riesgo la posibilidad de utilizar las matemáticas para resolver problemas cotidianos”, destacó Felipe Hevia, director del Proyecto Medición Independiente de Aprendizajes.


Fuente: Excelsior

Categorías:Educacion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s